ENTRENADORES AUTOANTÓNIMOS

 

Siempre me he preguntado por qué decimos en el baloncesto, y otros deportes de equipo, defiende a tal o cual rival. Defender es proteger, abogar, amparar, etc. y nosotros nos referimos claramente a lo contrario.

Por otro lado, si decimos que un jugador es un animal, podemos referirnos a que es muy bruto o todo lo contrario, que se esfuerza y tiene talento.

El diccionario de las dudas vino en mi ayuda y me aclaró semejante dicotomía.

Defender y animal son de esas palabras que tienen dos significados totalmente opuestos. Estos vocablos se conocen como autoantónimos, una característica de la semántica que implica que una palabra pueda significar tanto una cosa como su contrario.

Por consiguiente, DEFENDER puede significar tanto amparar y proteger, como impedir o estorbar.

Los entrenadores de baloncesto le podemos dar ambos significados al vocablo DEFENDER: Por un lado le podemos dar el sentido de proteger: “defiende bien tu aro”, y al mismo tiempo el de estorbar: “Defiende bien a tu contrincante”.

Viene toda esta introducción al caso para poder aclarar el título de este artículo por si a alguien le ha resultado extraño.

Pero, ¿qué son los entrenadores autoantónimos? Pues sencillamente aquellos que dicen una cosa y hacen la contraria. Son entrenadores que, al igual que las palabras autoantónimas, hay que poner constantemente en contexto ya que de lo contrario nos inducen a error.

Hay entrenadores que poseen una habilidad especial para argumentar a principios de temporada una teoría de cómo va a jugar su equipo y argüir otra bien distinta y contraria de por qué está jugando de manera diferente a partir de mitad de la misma. En principio, allá por agosto, muchos entrenadores van a jugar un baloncesto de defensa agresiva y contraataque, para en diciembre jugar un baloncesto de defensa flotante y un ataque de no arriesgar el balón y apurar los segundos.

Hay otros entrenadores que defienden un estilo de enseñanza en el basket formativo que dista muchísimo de lo que luego hacen con sus jugador@s. Si atendemos a las Redes Sociales, prácticamente nadie en Mini e Infantiles trabaja en los entrenamientos juego posicional de 5×5, ni nadie hace defensa de zonas o jugadas de saque de fondo, todo el mundo hace mucho hincapié en la Técnica y Táctica Individual. Otra cosa es lo que luego vemos cada fin de semana por las canchas en las que nos podemos dar un atracón de juego táctico con l@s más pequeñ@s, después de constatar la escasa formación técnica que tienen estos, en un claro ejemplo de magnitud inversamente proporcional.

Todavía hay entrenadores que confunden la prédica y la práctica, lo que dicen con lo que hacen. Unos por su propia voluntad y filosofía del juego, otros acuciados por sus Directores Técnicos que le piden resultados inmediatos, y otros incluso presionados por los padres/madres de l@s jugador@s que no ven más allá de la victoria, el caso es que se van saltando pasos en la formación que serán irrecuperables en la mayoría de los casos.

A estas alturas del Siglo XXI, donde la información que tenemos los entrenadores es ingente y está al alcance de un clic. En una época dónde la mayor preocupación para los Técnicos de Baloncesto es saber cribar la información que tenemos, muchos entrenadores de formación juegan cada vez más a ser entrenadores de ACB y se preocupan más del juego colectivo que de la mejora individual de sus jugador@s o lo que es lo mismo, entrenadores formativos que en lugar de entrenar centrándose en l@s jugador@s buscando así la mejora individual de est@s, se centran en el trabajo de equipo, en lo táctico, buscando resultados inmediatos.

Pero la táctica también es parte de la formación, dirán algún@s. Efectivamente, pero en Mini e Infantil no debiera ir más allá de lo que corresponde por el desarrollo físico e intelectual de l@s niñ@s. En esas edades, a nivel de juego colectivo, lo más importante es el reconocimiento de los espacios y saber cuándo ocuparlos, así como el timing pasador-receptor. Lo que sí deberíamos potenciar es la toma de decisiones por parte de l@s jugador@s, esto es, la Táctica Individual.

Ocurre, no obstante, que les entrenadores autoantónimos descubren rápidamente que echando mano de la táctica colectiva los resultados pueden ser inmediatos, sobre todo en cuanto a defensas se refiere, y disfrazan el trabajo táctico colectivo bajo el manto de la enseñanza integral y no se dan cuenta que, en la mayoría de ocasiones, esa forma de trabajar sólo les sirve para ser quintos o ganar la liga B del campeonato provincial.

Traigo aquí y como epílogo, unas palabras de Aito García Reneses:

“En general encuentro que a los entrenadores nos gusta mucho la táctica. La táctica sin técnica individual no sirve para nada. Tenéis que aprender a disfrutar de los detalles de técnica individual de los partidos”.

Desde luego no seré yo quien contradiga las palabras del maestro, es más, las defenderé siempre, eso sí, tomando el vocablo DEFENDER en su quinta acepción claro.

por Ángel F. Tripiana ( @TripiCoach)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *